martes, 15 de noviembre de 2011

Los TÓXICOS que elegimos comer Por Lic. en Nutrición Berenice Morzone

Diariamente elegimos comprar y consumir nosotros y para nuestros niños alimentos que actúan como tóxicos para nuestro cuerpo.  Generando problemas de salud a mediano y largo plazo.
Debido a la realidad actual referida al problema alimentario de todos los niños y de la sociedad en general cada año aumentan el número de enfermedades y problemas a mediano y largo plazo relacionados directa o indirectamente con un consumo excesivo de ciertos alimentos  que actúan como verdaderos TÓXICOS para nuestro cuerpo.
Entre ellos mencionamos principalmente a los alimentos que contienen únicamente y en alto contenido a Hidratos de carbono simples o azúcares refinados, grasas hidrogenadas o Trans y sal, acompañados de números aditivos y conservantes industriales. Estos nutrientes repercuten negativamente en todo el cuerpo humano, es decir a nivel cerebral, físico y emocional.
Entre los principales efectos altamente negativos, se mencionan:
Los Hidratos de carbono simples: Ocasionan la pérdida de Calcio lo cual provoca que nuestro cuerpo libere el de reserva ocasionando una descalcificación silente y, en los niños predispone a una mal formación del sistema óseo, caída de cabello y problemas dentales. Agotan las reservas de vitaminas como la B1, en consecuencia sobrevienen síntomas de cansancio extremo, irritabilidad, pérdida de apetito, hasta estados depresivos. Acidifican la sangre, van dañando la mucosa gástrica la cual es la protección del estómago a los ácidos encargados de la digestión, agotan la flora y microvellosidades intestinales indispensables para nuestro sistema de defensa lo cual nos predispone a enfermedades, alergias e intolerancias alimentarias. Aportan Triptófano el cual permite la secreción hormonal de Serotonina, hormona que a nivel cerebral fomenta estados de ánimos pasivos, se la conoce como antidepresiva por  generar sensación de bienestar y placer. Pero si tenemos una dieta con importante presencia de estos alimentos la secreción de mencionada hormona es continua y excesiva provocando adicción a estos alimentos,  ya que inconscientemente nuestro cerebro va a demandar continuamente éste estado emotivo o sentir estas sensaciones mediante un estímulo externo, que en éste caso es el consumo de cualquier de los alimentos ricos en azúcares simples. Desgastan las reservas de vitaminas indispensables para el rendimiento intelectual a mediano y largo plazo. 
Sólo nos brindan energía de uso rápido, pero vacía en nutrientes indispensables para cumplir con las funciones  y exigencias diarias, inclusive las relacionadas a los estados anímicos y estrés.
Alimentos que los contiene: Dulces en general, galletería,  panificados, golosinas, gaseosas, jugos comerciales.
Grasas hidrogenadas o Trans:
Son grasas en estado líquido y vegetales, pero por un proceso de industrialización se vuelven sólidas y se transforman en grasas altamente nocivas para nuestro cuerpo. Ya que elevan el colesterol malo (LDL) y los triglicéridos y bajan el colesterol bueno o protector (HDL).  Lo que predispone a padecer ateroesclerosis con sus consecuencias (infarto, accidente cerebrovascular, etc)  Estudios actuales las relacionan con formación de células defectuosas a nivel cerebral. Retardan el crecimiento y desarrollo del feto.
Los alimentos que las contienen son: Margarinas, galletería industrial, chocolates y alfajores,  comidas rápidas y congeladas (ej: hamburguesas), papas fritas en bolsa,  snacks (chicitos, papas fritas, etc).
Sal: La sal o cloruro de sodio está presente en  casi todos los alimentos de manera natural por lo cual que teniendo una alimentación variedad y colorida incorporamos la cantidad de sal que nuestro cuerpo necesita. Toda la sal agregada es extra para nuestro cuerpo, ejerciendo importante esfuerzo a nuestros riñones y corazón.  Predisponiendo a una mala circulación y retorno sanguíneo alterando la llegada de nutrientes en tiempo y forma a cada órgano del cuerpo, a padecer de enfermedades cardiacas como la hipertensión arterial y problemas renales.
Hoy con la gran oferta de alimentos procesados todos vienen con agrado de sal y conservantes o aditivos ricos en sodio, por lo tanto seguimos sumando un sobre esfuerzo a nuestros órganos. 
Alimentos muy ricos en sal: Algunas gaseosas, snarcks, bollería industrial, fiambres, comidas rápidas y congeladas.
VOS  ¿Sabes lo que comes?
Art. Por Lic. Morzone Berenice. M.P 2693

No hay comentarios:

Publicar un comentario